acierto.com
Seguros de salud

Nuestra salud y la de nuestra familia es un bien valioso que debemos proteger a través de un buen seguro de Salud que incluya todas las prestaciones que necesitamos y para ello es importante analizar que situaciones deseamos proteger y cuáles nos parecen innecesarias para así poder contratar el seguro más completo al mejor precio.

 

En época de crisis como la actual, en la que los servicios públicos sanitarios se encuentran en una situación bastante precaria la contratación de un seguro de salud privado se ha convertido en una de las principales preocupaciones de aquellas personas que buscan, por encima de todo, proteger su bien mas preciado: su salud.

 

Indice. Directo a lo que te interesa:

  1. Uno de los beneficios sociales más valorados
  2. Tipos de seguros de Salud
  3. Coberturas que debe tener nuestro seguro de salud
  4. Variables que influyen en el precio
  5. La importancia de elegir bien las coberturas
  6. Límites, las carencias y el copago
  7. Evita la renovación automática
  8. ¿Cómo seleccionar la mejor compañía?
  9. Diferencias de precios
  10. Los comparadores de seguros

 

El seguro de salud, uno de los beneficios sociales más valorados por los trabajadores

 

Muchas empresas privadas y algunas entidades de carácter público (aunque éstas últimas cada vez menos) ofrecen a sus empleados un seguro médico, que ofrece beneficios a ambas partes: por un lado las empresas disfrutan de deducciones fiscales muy interesantes de los gastos destinados a este seguro de Salud colectivo y, por otro lado, este beneficio social suele ser de los más deseados y valorados por los trabajadores y directivos en España.

Si tienes la suerte de contar con este servicio de asistencia sanitaria por parte de la empresa, solamente deberás buscar una póliza que cubra lo que la empresa no contempla, lo que sin duda abaratará esa asistencia sanitaria que quieres para ti y para tu familia.

 

Gran variedad de tipos de seguros de Salud

 

Los distintos seguros de Salud, al igual que los de vida o de coche, son muy distintos entre sí. Veamos cuáles son las diferencias principales entre las distintas modalidades de seguros de Salud.

 

En este tipo de seguros el asegurado recibe prestaciones de servicios y cobertura dentro de un cuadro de profesionales y centros concertados con la compañía.

En esta otra modalidad de seguros de salud, el beneficiario de la póliza puede acudir a cualquier centro hospitalario o médico para recibir la atención médica que requiera y pagar los gastos médicos ocasionados, para que luego la compañía de seguros le reintegre el dinero, aunque no será el total sino una parte de la factura, normalmente entre el 80% y el 90%.

En este seguro de modalidad mixta, el asegurado puede hacer uso de su cuadro médico a cambio del pago de una prima, pero también puede acudir al médico o centro que desee, siempre y cuando se haga responsable del pago de la asistencia. Después podrá presentar la factura a la aseguradora, quien se la reembolsará al porcentaje pactado en la póliza de seguro de salud.

El asegurado que tenga contratada esta modalidad de seguro recibe una cantidad económica fijada en la póliza por hospitalización, baja laboral u otras situaciones especificadas en el contrato.

 

¿Qué prestaciones o coberturas debe tener nuestro seguro de Salud?

 

Antes de optar por una u otra modalidad de seguro de Salud debemos determinar qué prestaciones o coberturas deseamos proteger, en definitiva para qué queremos el seguro. Hay un gran número de variables que nos pueden inclinar hacia una modalidad de seguro u otra, por ejemplo:

 

  • Si vamos a seguir utilizando la Seguridad Social para la asistencia básica y la sanidad privada para los especialistas y para las estancias hospitalarias.
  • Si lo que queremos es evitar las colas y las listas de espera, o elegir el centro médico y el profesional.
  • Si lo que buscamos es que, en caso de tener que ingresar en el hospital, podamos tener garantizada una habitación individual preparada para un acompañante.
  • Si queremos un servicio 24 horas todos los días del año.
  • Si queremos cobertura sanitaria en el extranjero.
  • Si se tienen (o se van a tener) hijos o no.
  • Si existe predisposición a determinadas enfermedades, por ejemplo, interesan sobre todo los programas preventivos, de detección precoz.

 

De esa decisión dependerá la elección de las coberturas sanitarias porque eso va a marcar, entre otros factores, el precio del seguro. De este modo el precio del seguro podrá variar en función de si se trata de una mujer o un hombre, una pareja que piensa en tener hijos pronto o no, una persona con alguna enfermedad como la diabetes o aquella que no padecer ninguna dolencia. En función de todas estas variables deberemos contratar aquellas prestaciones que sean necesarias y útiles y no contratar aquello que protege de sucesos que, con gran probabilidad, no van a suceder.

También hay que ser realistas con nuestras capacidades económicas y optar por el seguro que mejor nos proteja, pero no por ello debemos escatimar y por conseguir el seguro de Salud más barato prescindir de coberturas fundamentales. Siempre hay que optar por el seguro más beneficioso pero cuando se trata de nuestra salud la precaución debe ser aún mayor porque lo barato muchas veces puede salirnos caro.

 

Hospital La Moraleja

 

Puede optarse por un seguro de Salud con las coberturas básicas, que cubren las consultas médicas, pero no las hospitalizaciones ni las pruebas diagnósticas, si lo que buscas es poder acudir al especialista sin tener que pasar por el médico de cabecera y sin tantos trámites burocráticos. Es la forma de obtener el precio más ajustado posible, pero asumiendo que para las pruebas diagnósticas, las hospitalizaciones o las operaciones tendrás que recurrir a la Seguridad Social para bien o para mal.

Si, por el contrario quieres un seguro de Salud muy completo para tu familia, hay que determinar si quieres pagar una cuota mensual más baja pero con copago, que significa que tú pagas una parte de los servicios sanitarios que utilizas en la media en que lo vayas haciendo o una póliza sin copago y con cuota mensual fija, que no depende del grado de utilización de los servicios sanitarios que, obviamente, será más elevada que en el caso anterior.

Aunque las aseguradoras suelen contar con cuadros médicos muy amplios, es importante que antes de contratar el seguro compruebes que tus especialistas de referencia están incluidos en el cuadro médico de la entidad que has seleccionado. Puede ser que el seguro de Salud de una compañía determinada sea muy bueno, pero resulta que en su cuadro médico no está tu médico de confianza.

 

¿Qué variables influyen en el precio del seguro de Salud?

 

El precio del seguro de Salud va a estar determinado por cuatro factores fundamentales:

 

Cuanto más mayor es la persona, más tendrá que pagar por la asistencia sanitaria, ya que la aseguradora entiende que tiene un mayor riesgo.

Las compañías de seguros tienen unas tablas en las que aplican unos valores determinados a cada espacio geográfico. Las diferencias entre unas zonas y otras de España, para las mismas coberturas, son notables.

Las mujeres son las que más pagan, por norma general, ya que utilizan más los servicios sanitarios que los hombres.

La estrategia comercial, la vinculación del cliente con la aseguradora en otras pólizas (Coche, Hogar, entre otros), y los elementos específicos de gestión de cada entidad condicionan mucho el precio del seguro de Salud.

 

Estos factores hacen que buscar, comparar y analizar toda la información posible antes de contratar el seguro de Salud es la mejor decisión que podemos tomar y aquí es donde cobra especial importancia la labor de Acierto.com que te ayuda a conseguir el seguro de Salud más completo al mejor precio.

 

La importancia de elegir bien las coberturas

 

Es importante analizar qué coberturas queremos contratar eligiendo sólo aquellas que consideramos importantes y prescindiendo de aquellas que son innecesarias. Sin embargo a pesar de las coberturas que nosotros queramos contratar las aseguradoras pueden establecer exenciones ante algunas situaciones:

 

En este sentido es importante aportar nuestros datos e información de la manera más fidedigna posible y no mentir sobre el estado de salud, porque la aseguradora no se hará cargo de nada si se trata de una enfermedad preexistente, que el cliente tenía antes de firmarse el contrato, aunque para alegar esto siempre deberá demostrar la preexistencia de esa enfermedad.

Antes de aceptar un cliente, la entidad aseguradora le exige rellenar un cuestionario para evaluar su estado de salud. De este modo si sospechan que puede tener complicaciones de salud en un futuro inmediato, pueden rechazarle y si el futuro asegurado declara tener una enfermedad, pueden excluir la cobertura sanitaria de esa dolencia explícitamente o no aceptarle como asegurado.

Por otro lado, una mujer embarazada que quiera contratar un seguro de Salud se puede encontrar con que hay compañías que no le hagan la póliza. En cambio, hay otras compañías que la aceptarán, pero aplicándole periodos de carencia (sin cobertura médica) de un mínimo de 8 meses y de un máximo de 24, según la entidad, por lo que realmente se puede quedar sin asistencia sanitaria en el momento del parto, justo cuando más lo necesita.

En esta misma línea una persona diabética o aquella que supere los 60 años de edad se puede encontrar ante situaciones similares.

Otras de las situaciones que no suelen estar cubiertas por las compañías de seguros son la enfermedad por VIH, la drogodependencia o el alcoholismo.

También en caso de guerras y epidemias declaradas oficialmente, daños nucleares o radiactivos, las aseguradoras también se eximen de su responsabilidad. Del mismo modo, no se hacen cargo de gastos médicos provenientes de terremotos e inundaciones declaradas como catástrofe nacional.

En el caso de daños físicos que se producen a causa de la práctica de deportes tampoco cubren la asistencia sanitaria.

 

Cuidado con los límites, las carencias y el copago

 

Cuando contratemos un seguro de Salud hay que tener en cuenta los límites, es decir hasta dónde nos cubre nuestro seguro porque de esta variable va depender que determinadas situaciones estén cubiertas y no tengamos que hacer frente nosotros mismos a esos gastos o de lo contrario, que el seguro no nos cubra y debamos correr personalmente con los gastos.

Uno de los principales límites hace referencia a los días de hospitalización en los que normalmente el seguro cubre hasta unos días determinados que suele variar entre los 30 – 90 días.

En este sentido si tenemos que someternos a una operación, y la recuperación exige una estancia en el hospital de 20 días deberemos comprobar hasta qué día nuestra poliza se hace cargo de los gastos porque puede que sólo cubra hasta el décimo día, por ejemplo, y el resto deberá correr por cuenta propia.

La carencia es otro de los elementos a tener en cuenta en un seguro ya que el seguro no funciona con todas sus prestaciones desde el primer día. La compañía de seguros impone un período de carencia para determinadas situaciones. Así, durante los seis primeros meses el seguro no cubre ni intervenciones quirúrgicas ni estancias hospitalarias. En el caso de las mujeres, se suele aplicar una carencia de entre 9 y 10 meses para la asistencia al parto.

Otro factor de elección es el copago, sobre todo porque puede encarecer la asistencia sanitaria, sobre todo si desgraciadamente tenemos que recurrir mucho a ella. La compañía de seguros nos cobrará una cantidad adicional por la utilización de determinados servicios médicos y sanitarios. El copago encarece el acceso al servicio de enfermería, la utilización de la ambulancia, los cursos de preparación al parto (10 euros por consulta en caso de la mujer joven embarazada) o las urgencias

 

Evita la renovación automática de tu seguro

 

 

Finalmente hay que evitar las renovaciones automáticas por años de nuestro seguro de Salud porque pueden producir muchos quebrantos económicos en forma de encarecimiento de la póliza sin que nos enteremos hasta que sea ya demasiado tarde. Si no se quiere seguir con el seguro, tanto la compañía como el cliente deben avisar con al menos dos meses de antelación pero si el asegurado ya ha empezado un tratamiento, la compañía no puede rescindir la póliza hasta que éste haya concluido.

Por otro lado, cuando vayamos a realizar el pago de nuestro seguro de Salud podremos hacerlo de dos maneras: a través de un pago único o un pago fraccionado en varias mensualidades que incluye un porcentaje de intereses fijados por la entidad aseguradora. De este modo abonar la póliza de una sola vez siempre nos va salir más rentable que hacerlo de manera aplazada asi que si disponen del dinero en ese momento lo mejor es que optes por la opción de pago único.

Antes de renovar es bueno hacer una comparativa gratis para comprobar si los precios durante ese año han bajado tanto entre la competencia de nuestro seguro de Salud como en nuestro propio seguro. 

 

¿Cómo seleccionar la mejor compañía?

 

A la hora de elegir un buen seguro de Salud las comparaciones no son odiosas, es más gozan de muy buena salud y es que no hay que olvidar que lo que queremos proteger con este seguro es nuestra salud y la de nuestra familia. De este modo antes de contratar un seguro de Salud hay que analizar todas las ofertas, compararlas y no fijarse solamente en el precio, en la prima del primer año sino también en otras variables:

 

En primer lugar hay que mirar si la compañía de seguros tiene experiencia en seguros médicos ya que puede ser muy buena para el seguro del coche, pero no para asegurar nuestra salud.

En segundo lugar tendremos que comprobar su cuadro médico, los centros que incluye y si hay alguno cerca de nuestra casa.

En tercer lugar si viajamos mucho, tanto por placer como por trabajo, conviene elegir una compañía, y un producto, que garantice asistencia sanitaria fuera de España.

En cuarto lugar es importante elegir un seguro que pueda personalizarse según nuestras necesidades, de tal manera que contratemos aquellas coberturas que vamos a necesitar, prescindiendo de aquellas que son innecesarias.

En quinto lugar deberemos tener en cuenta si el seguro incluye programas de prevención de enfermedades, con coberturas específicas de salud infantil o si incluye servicios dentales. También es importante conocer la respuesta de la compañía si utilizamos mucho los servicios médicos, porque nos puede indicar si nos conviene o no.

 

Diferencias de precios de más de 300 euros al año

 

El precio no puede ser el único elemento de elección, aunque evidentemente es uno de los factores fundamentales para inclinarse por un determinado seguro de Salud. Hay que contar también con las coberturas, las limitaciones, los períodos de carencia, el cuadro médico y de centros, la calidad del servicio.

Para conseguir el mejor seguro de Salud deberás analizar qué prestaciones necesitas, que situaciones quieres proteger y comparar el servicio que te ofrece cada compañía y sobre todo el precio de cada póliza y nada mejor que hacerlo con nuestro comparador de seguros.

 

La ayuda de un comparador como el de Acierto.com

 

Para analizar la oferta de seguros de salud, nada mejor que nuestro comparador de seguros, que te permite averiguar cuál de las 20 compañías de seguros de Salud ofrece la póliza con la mejor relación entre coberturas y precios.

 

La importancia de contar con un asesor independiente que te brindará nuestro comparador al final de la comparativa es vital para que puedas elegir el mejor seguro

 

El comparador de seguros de salud online te ayuda a analizar las condiciones que ofrecen las distintas aseguradoras para tu caso concreto y elegir la que mejor se ajuste a tus necesidades. Además te ofrece un asesor especializado al final de la comparativa que te ayudará a conseguir el mejor seguro de Salud al mejor precio. La importancia de contar con un asesor independiente que te brindará nuestro comparador al final de la comparativa es vital para que puedas elegir el seguro que mejor se ajuste a tus necesidades.

 

comparador acierto.com

 


AHORRA EN TUS SEGUROS: Compara más de 30 aseguradoras en 3 minutos  
 

 

Más guías útiles: