acierto.com
Familia

Protección Familiar es la denominación que algunas compañías de seguros, como Aegon o el Banco Santander, están aplicando a los seguros tradicionales de Vida Riesgo, para resaltar que su finalidad fundamental es la generación de un ahorro para cubrir a la familia en caso de producirse situaciones que afecten a su nivel de vida. Entre ellas, el fallecimiento de la persona que aporta la mayor parte de los ingresos familiares.

 

Estas pólizas cubren al asegurado ante las contingencias de salud a lo largo de la duración del contrato. Por eso se denominaban de Vida Riesgo. En caso de fallecimiento del asegurado antes de la finalización del contrato, los beneficiarios reciben la indemnización correspondiente fijada en la póliza.

España se encuentra a la cola en seguros de Vida, tanto en la modalidad de Riesgo como en la de Ahorro: en primas per cápita apenas supera los 1.200 dólares, frente a los 1.800 dólares de Francia o los 1.900 dólares de Alemania. Y el panorama es realmente desolador en los seguros de Protección Familiar.

El seguro de Vida Riesgo, o si prefieres la denominación de Protección Familiar, es seguramente el menos conocido de todas las modalidades de protección existentes en el mercado español. Apenas el 40% de los españoles tiene contratado una póliza de estas características. Y solamente un 11% considera el seguro de Vida Riesgo como un instrumento de protección familiar. Muchos confunden este producto con un plan de Pensiones.

 

Por qué contratar un seguro de Vida Riesgo

 

El 79,5% de los españoles reconoce desconocer la pensión o la protección social que le quedaría a su familia en caso de invalidez o fallecimiento de uno de sus titulares. Y éste es precisamente el punto de partida para tomar la decisión de contratar un seguro de Protección Familiar: tomar conciencia de qué le puede pasar a tu familia si a ti te sucede algo. Ya sea una invalidez permanente y total que te impida trabajar. O incluso la muerte.

 

El Seguro de Protección Familiar es importante para dejar cubierta a tu familia si a ti te sucede algo grave...

 

Estas situaciones provocan un daño económico prácticamente inmediato, ya que las pensiones públicas por viudedad y por orfandad no compensan la pérdida de ingresos que se produce tras la muerte de la persona que aporta la mayor parte del dinero que entra en la familia.

Esto se agrava con el desconocimiento que tenemos los españoles sobre los seguros. El 60% de los que declaran tener un seguro de Vida no ligado a productos financieros o a créditos ignora datos tan importantes como cuánto paga por la póliza. El 20% no sabe precisar ni siquiera la compañía de seguros con la que lo tiene contratado. Y un porcentaje similar no fue capaz de detallar el importe del capital que va a obtener su familia en caso de tener que hacer uso del seguro.

Además, en España existe una vinculación del seguro de Vida al nivel de renta del ciudadano o de la familia. Cuanto más alto es éste, mayor propensión a adquirir un seguro de Vida, que en cambio no es considerado imprescindible para los ciudadanos con niveles salariales más bajos.

 

Proteger el bienestar de tu familia cuesta lo mismo que tomarse un café al día...

 

Cuando proteger a la familia cuesta muy poco dinero: se puede conseguir con el ahorro generado por no tomar un café cada día. Por ese dinero, puedes garantizar que tu familia podrá mantener su nivel de vida tras tu fallecimiento, o una situación de invalidez permanente y total que impida la realización de actividades laborales y, por tanto, la obtención de ingresos.

 

Diferencias con otros seguros de Vida

 

El artículo 80 de la Ley 50/1980 del 8 de octubre, “el contrato de seguro sobre las personas comprende todos los riesgos que pueden afectar a la existencia, integridad corporal o salud del asegurado”. El artículo 83 regula que “por el seguro de vida el asegurador se obliga, mediante el cobro de la prima estipulada y dentro de los límites establecidos en la Ley y en el contrato, a satisfacer al beneficiario un capital, una renta u otras prestaciones convenidas, en el caso de muerte o bien de supervivencia del asegurado, o de ambos conjuntamente”.

Dentro de los seguros de Vida, debe diferenciarse al de Riesgo o al de Protección Familiar, que cubre fallecimiento e invalidez, de otras pólizas como:

 

Contempla el pago de una renta o de un capital si se produce esa contingencia a la finalización del contrato.

El beneficiario recibe un capital si el asegurado vive al final del período establecido como duración del seguro.

El tomador elige dónde se realizan las inversiones de su capital, asumiendo por tanto el riesgo que corran éstas.

Funciona igual que un plan de Pensiones, pero tiene un tipo de interés garantizado e incorpora cobertura por fallecimiento.

Son seguros de ahorro a largo plazo que permiten construir una renta vitalicia a partir de cuándo determine el tomador o el beneficiario.

Implican el pago de un capital a los beneficiarios si se produce el fallecimiento del asegurado, o bien al vencimiento del seguro si en esa fecha vive éste.

 

Asegurar a una familia media en España cuesta lo mismo que un café al día

 

Este caso práctico de seguro de Protección Familiar ha sido elaborado por Santander Seguros y no es aplicable a la comunidad autónoma de Navarra por su especial sistema fiscal, pero sí al resto de España.

Se trata de una familia en la que el asegurado y su cónyuge tienen 40 años. Los dos tienen a su cargo un hijo menor de 24 años. La familia cuenta con unos ingresos anuales por parte del asegurado (definido como cabeza de familia) de 30.000 euros. También disponen de ahorros por 2.000 euros. Tienen unas deudas por hipotecas y otros préstamos que suman 40.000 euros. Y cuentan con otros seguros de Vida contratados por un capital de 20.000 euros.

En caso de fallecimiento del cabeza de familia, se puede estimar que la viuda y la familia recibirán por parte del Estado 1.046 euros al mes por viudedad y 406 euros mensuales por orfandad. Las dos cantidades suman 1.452 euros al mes, lo que supone, partiendo de un supuesto de 14 pagas, un total de 20.328 euros al año.

 

Pareja en edad de jubilación

 

La pérdida de poder adquisitivo de la familia generada por el fallecimiento del padre, principal fuente de ingresos, se puede estimar en 690 euros mensuales. Lo que se traduce en 9.672 euros anuales. Prácticamente la tercera parte de los ingresos anuales que venía teniendo en vida del cabeza de familia.

Con este planteamiento, la conclusión es obvia: la familia necesita 40.000 euros para cubrir las deudas y los gastos vinculados a los préstamos. Y para reestructurar la economía familiar tras la muerte del padre, asegurando su nivel de vida actual durante cinco años, se requieren otros 88.383 euros.

El precio de la prima anual de un seguro de Protección Familiar que permita a esta familia mantener el nivel de vida existente antes del fallecimiento del padre durante los cinco años siguientes a producirse tan dramática situación, y así ganar tiempo para poder adaptarse a ella y reestructurar la economía familiar, es de 474,19 euros anuales.

Esta cifra equivale a ahorra diariamente 1,3 euros, el precio de un café, para dedicarlos a la prima del seguro de Protección Familiar.

 


SEGUROS: ¿Sabías que puedes ahorrar fácilmente hasta 500 euros?