acierto.com

Las compras tal y como las conocíamos se han acabado. Ahora no solo tienes que comparar precios entre las tiendas que hay en la principal calle de tu ciudad o en tu centro comercial favorito: la compra online ha entrado en acción. Precios muy competitivos y comodidad al no tener que moverte de casa se unen para conseguir lo que para muchos es el método de compra definitivo.

A esto hay que añadir que ofrece la posibilidad de hacer compras de segunda mano de todo tipo de artículos a precios muy asequibles. Hoy te traemos tres plataformas de venta de artículos de segunda mano que te harán la vida mucho más fácil. Además, todas ellas cuentan con app para Android e IOS para que así puedas hacerlo todo desde tu móvil.

Wallapop

 

 

Es una de las aplicaciones más conocidas para comprar y vender por internet artículos usados. Si quieres vender algo solo tienes que subir una o más fotos del objeto en cuestión, ponerle título y descripción y seleccionar la categoría del producto.

Después de esto solo te queda esperar a que algún interesado contacte contigo para formalizar la compra. En caso de que quieras comprar algún artículo, busca por categoría o directamente tecleando lo que quieres hasta que lo encuentres. Acto seguido contacta con el vendedor, se te abrirá un chat directamente en la app para que negocies los pormenores de la transacción y así finalizar la compra.

 

VIbbo

 

 

SegundaMano.com ha renovado su imagen por completo y ha pasado a llamarse Vibbo. El funcionamiento es muy similar a Wallapop: los usuarios que quieran vender algo suben sus productos con fotos, título y descripción y los compradores se ponen en contacto con ellos a través de las plataforma.

A pesar de ser muy parecida a su principal competidora, Vibbo cuenta con una desventaja: El número de descargas de su app es mucho menor y, por lo tanto, el número de usuarios también es mucho menor, lo que reduce la oferta de productos y la cantidad de potenciales compradores. También es verdad que esto puede verse como una ventaja, ya que al haber menos competidores se pueden encontrar más chollos. Además tiene un diseño más dinámico y ofrece las mismas funciones que Wallapop pero en menos pasos.

 

Chicfy

 

 

¡Chick para ti, chick para mi! En este caso nos encontramos frente a una aplicación de compraventa de ropa. Está dirigida exclusivamente a chicas. El funcionamiento es sencillo: los precios los marca cada usuaria vendedora y la plataforma se encarga de que la compra y el envío sean seguros. Chicfy se lleva una comisión por cada transacción, cosa que no ocurre en los dos casos anteriores. A cambio ofrecen un servicio mucho más personalizado y específico además de asegurar a todos sus usuarios que la plataforma respalda cada uno de los pedidos consiguiendo así que la seguridad sea bastante grande.

 

¡No te líes! Unos consejos para disfrutar al máximo estas apps

Si bien a través de estas plataformas podemos encontrar numerosos chollos a muy buen precio, no todo es oro lo que reluce. A continuación te decimos cómo sacar el máximo partido a estas apps y cómo evitar malas experiencias en estas plataformas como el engaño o el fraude:

  • Si el producto que quieres se encuentra fuera de casa, no seas vago y ve a por él, podrás pagarlo en mano y asegurarte que es realmente como te han dicho. En el caso de que no puedas pagar en mano por motivos de distancia o algo similar, utiliza métodos de pago seguros como el pago contrareembolso o PayPal. La transferencia bancaria no ofrece garantías en caso de que algo suceda. Es verdad que mucho de los usuarios utilizan ese pago y normalmente no suele suceder nada pero si lo usas es mejor que conozcas los riesgos y las ventajas de hacerlo.
  • Desconfía de los productos cuyas imágenes no estén tomadas del original. Cualquiera puede coger una foto de Google y subirla así que exige que las fotos sean tomadas directamente del producto en cuestión.
  • Nadie regala cosas. No te creas que vas a conseguir un televisor de plasma recién estrenado por 10 euros… Desconfía de los productos excesivamente baratos, sobre todo en tecnología o, al menos, pregunta el motivo del precio al vendedor.
  • Si sospechas, avisa No dudes en avisar a los responsables de la plataforma si ves algún comportamiento extraño. 
  • Utiliza títulos y descripciones con gancho. Es tu carta de presentación. Además, tienes que intentar poner el mayor número de palabras clave posible (sin salirnos de la categoría, no vayamos a poner “vestido” si vamos a vender un televisor. Aunque podamos pensar que eso nos beneficia por aparecer en más búsquedas, si alguien busca un vestido no le va a interesar nuestro televisor) para que cualquier persona que intente buscar un artículo como el tuyo o alguno similar pueda encontrarlo (por ejemplo, si vendo un juego de Play Station 4 tendré que poner en mi título y/o descripción los términos “Play Station 4”, “Ps4”, “El nombre del juego en cuestión” y categorizar bien el artículo en “Videojuegos”, “Tecnología”, “Consolas” y similares). 
  • Busca y compara productos similares para poder elegir el mejor precio. La oferta es tan grande que, en muchas ocasiones, hay artículos idénticos con precios distintos. 
  • No te emociones fijando el precio a tus productos. Sabemos que te encantan tus posesiones y que las tienes mucho cariño, pero no las sobrevalores. Si pones un precio excesivo nadie querrá comprar tu artículo. Una buena forma de saber cuánto puedes poner más o menos es buscar cosas similares a lo que quieres vender, así sabrás como está el “mercado”. 

¡Apunta estos consejos, escoge tu app favorita y disponte a vender aquello que ya no usas y a buscar ese producto que siempre has querido a un precio asequible!