acierto.com
Bandera de la Unión Europea

Con dos años de retraso, el Gobierno se adapta a la directiva europea y ha presentado un Anteproyecto de Reforma de la Ley General de Consumidores y Usuarios, dotando de nuevos derechos a los consumidores que, entre otras cosas, ahorrarán cuando tengan que contactar con cualquier servicio de Atención al Cliente que empiece por 902.

 

Hasta ahora, las llamadas a los 902 las pagaba íntegramente quien las efectuaba. Aunque las compañías de luz y gas están obligadas a contar con un número gratuito, suelen tener también un 902. Estas llamadas se tarifican como una interprovincial si llamas desde un fijo, pero desde el móvil el gasto se multiplica. Así podías gastar unos 0,50 desde un fijo Movistar y hasta 2,80 desde un móvil. Además, estas llamadas suelen tener una duración larga y en ocasiones se está mucho tiempo en espera. A partir de ahora, estas llamadas no podrán costar más de la tarifa básica.

 

Las compañías de luz y gas están obligadas a contar con un número gratuito, suelen tener también un 902, que es el que publicitan

 

Por otra parte, una vez que entre en vigor esta ley, los consumidores tendrán 14 días naturales de plazo para devolver una compra, en lugar de los siete días hábiles actuales. Y en el caso de que el cliente no haya sido informado de este plazo de 14 días, se ampliará de forma automática hasta los doce meses. Para dar más facilidades a los clientes, la nueva norma, incorporará un formulario de desistimiento común en Europa, que facilita el ejercicio de este derecho y que se tendrá que facilitar junto con la información previa al contrato.

También los consumidores gozarán de nuevos derechos, referidos a la forma y los plazos de entrega y el riesgo de pérdida o deterioro del bien adquirido, entre otros.

 

Más seguridad en Internet

 

Mientras que en las transacciones cerradas por Internet, el vendedor deberá especificar correctamente cuál será el precio final antes de que se cierre el pedido para intentar evitar el cobro de cargas encubiertas. Hasta ahora al precio original de un producto se le iban añadiendo nuevas tasas a medida que avanzabas en el proceso de compra: costes de embalaje, costes de envío, etc. A partir de ahora, el precio que ves al principio del proceso de compra será lo que pagarás al final. De no ser así tienes derecho a recuperar la diferencia entre el importe inicial y el final.

Los empresarios tampoco podrán cobrar por encima del cargo que les supone el pago con determinadas vías de pago, como tarjetas de crédito. Si el empresario no obtiene el consentimiento expreso del consumidor para un pago adicional al acordado y, en su lugar, lo deduce utilizando opciones por defecto, el usuario tendrá derecho al reembolso del pago.

Además, cuando la empresa sea la que se ponga en contacto telefónico con un usuario para formalizar el contrato, deberá confirmar la oferta por escrito o, salvo oposición expresa del consumidor, en un soporte duradero.

 

Las contrataciones telefónicas se deberán formalizar por escrito en soporte duradero

 

La oferta no será vinculante hasta que el consumidor la haya firmado, o enviado su acuerdo por escrito ya sea en papel, por fax, correo electrónico o por un mensaje de SMS. Así, se asegura que el consumidor es plenamente consciente de lo que está aceptando al garantizarse adecuadamente que recibe la información precontractual obligatoria, algo que no es posible si el proceso completo se lleva a cabo en una única conversación telefónica.



SEGUROS: ¿Sabías que puedes ahorrar fácilmente hasta 500 euros?