acierto.com
Rebajas de verano

Las rebajas de verano 2013 ya han dado comienzo y queremos ayudarte a sacar el máximo provecho a los descuentos con una serie de trucos y consejos para que conozcas mejor tus derechos como consumidor.

 

En primer lugar fíjate un presupuesto y no te salgas de él. A veces pese a los descuentos, gastamos más de lo que podemos y no invertimos en lo que realmente necesitamos. Por ello es conveniente hacer una lista de lo que necesitamos y asignar un presupuesto aproximado a cada cosa.

Además, en la web del Instituto Nacional de Consumo puedes descargarte una presupuestadora para controlar tu gasto y saber si te has pasado de tu presupuesto inicial.

Con esa lista de compras en la mano, cíñete a ella. Detalla todo lo que realmente necesitas y ajústate a eso. Evita las compras impulsivas y los productos con poca utilidad o en el caso de la ropa, las modas pasajeras.

También es muy importante no abusar de la tarjeta de crédito y en el caso de tirar de ella, establecer unos límites razonables para poder hacer frente a los pagos. Pero recuerda que no en todos los establecimientos aceptan el pago con tarjeta, aunque eso sí, deben especificarlo de forma visible en el local.

Algo que debes tener en cuenta al comprar en rebajas son las etiquetas, siempre deben indicar el precio anterior y el precio rebajado. Si no vienen ambos precios, debe indicar el porcentaje de descuento que te aplicarán al pasar por caja.

 

Misma calidad a mejor precio

 

También es muy importante comprobar que la calidad del producto es la misma, pero a precio rebajado. En esta época, los comercios aprovechan para vender los excedentes o saldos y debes recordar, que el consumidor tiene los mismos derechos y garantías que el resto del año, por tanto deben permitir cambios y devoluciones en las mismas condiciones habituales (esto siempre debes consultarlo con el establecimiento). Conviene saber que la Ley de Comercio distingue entre rebajas, promociones, saldos y liquidaciones.

 

Productos de igual calidad que el resto de temporada, a mejor precio.

Condición ventajosa respecto a otros períodos para incentivar las ventas.

Productos con un precio disminuido debido a un desperfecto, deterioro u obsolescencia.

Ventas de carácter excepcional debido al cese de la actividad, traslados o similares.

 

Por otra parte, la publicidad actúa como un contrato por lo que tienes derecho a exigir las condiciones de la oferta o promoción tal y como las viste anunciadas.

No admitas limitaciones en las garantías, deben ser iguales a las ofrecidas durante el resto del año. Eso sí, en los artículos en perfecto estado no tienen por qué devolverte el dinero, así que antes de adquirir algo infórmate bien de la política de la empresa.

También hay que guardar los comprobantes de pago, etiquetas y garantías. Los tickets deben contener el nombre del producto, la fecha de compra, el precio y el nombre y el CIF del establecimiento. Los bienes de consumo nuevos tienen dos años de garantía y los de segunda mano vendidos en un establecimiento, al menos, uno.

Si de todos modos no estás conforme con algo, puedes acudir al Sistema Arbitral de Consumo. Actualmente, hay más de 50.000 establecimientos adheridos al Sistema Arbitral de Consumo, un procedimiento extrajudicial de resolución de conflictos que ponen a tu disposición las administraciones públicas competentes en materia de consumo. Si tienes que llevar a cabo alguna reclamación, sólo tendrás que rellenar una solicitud y entregarla en una de las Juntas Arbitrales de Consumo, en cualquier oficina del consumidor o asociación de consumidores.

 

Compra segura en Internet

 

Por último, cada vez es más habitual comprar en internet y es muy importante que lo hagamos en sitios seguros. En la medida de lo posible, es mucho más seguro comprar en sitios web de firmas reconocidas, y comprobar en el momento de introducir datos bancarios, que la dirección del navegador empiece por “https://” en lugar de “http://”. Esto significa que contiene sistema de seguridad.

Además, el Instituto Nacional del Consumo pone a disposición de los internautas el distintivo de Confianza en Línea. Es un sello que se concede únicamente a los comercios electrónicos que proporcionen a sus clientes un elevado nivel de garantía en la protección de sus derechos y que actúan según los Códigos de Conducta propuestos por las Administraciones Públicas.

 


SEGUROS: ¿Sabías que puedes ahorrar fácilmente hasta 500 euros?  
 

 

Y ahora, directo a las rebajas: