acierto.com
ahorrar supermercado

La lógica dice que ir a un gran almacén como Carrefour o El Corte Ingles debería ser más barato que acudir a un pequeño comercio debido a que el hecho de comprar grandes cantidades de artículos, les permite negociar un mejor precio y por tanto, están en condiciones de ofrecer mejores precios a sus clientes, pero la realidad es muy distinta... Ir a muchos grandes almacenes es sinónimo de comodidad, pero no siempre de ahorro. Para asegurarnos de conseguir los mejores precios y ahorrar 1000 euros al año hemos seleccionado 20 pequeñas acciones útiles y hemos repasado los supermercados más caros y más baratos de nuestro país.

 

Los consumidores tenemos -y no siempre somos conscientes de ello- el gran poder de decidir dónde efectuar nuestras compras. Es importante ser consumidores activos en beneficio de todos, reaccionar ante grandes subidas de precios retirando nuestra confianza a ese supermercado o premiando determinadas ofertas y promociones.

 

Conseguir un gran ahorro en supermercados está en la mano de los consumidores, pero para ello el pequeño esfuerzo de tener en cuenta pequeñas tareas clave para ahorrar.

 

Las 5 claves de una compra inteligente

 

Algo tan sencillo como perder 5 minutos en casa haciendo una lista de la compra es la piedra angular del ahorro en el supermercado por muchas razones: compras exactamente lo que necesitas, previene compras impulsivas, impide que te olvides de productos importantes y tengas que volver al supermercado... Hoy en día incluso existen apps que te facilitarán la tarea de realizar la lista de la compra.

La fidelidad a ciertas marcas se paga. Rompe de vez en cuando con los hábitos y prueba otras opciones más baratas. Si no te convence, siempre puedes volver a la marca de siempre. Intenta ignorar el poder del marketing; hay muchas marcas blancas de gran calidad. De hecho, muchas marcas blancas son fabricadas por los mismos que fabrican las marcas más caras... Identifica los productos de marca blanca de calidad en cada supermercado y no dudes en aprovecharlos porque el ahorro puede ser enorme.

Los márgenes de beneficios de los supermercados suelen ser tan ajustados que se ven obligados a utilizar una serie de estrategias para intentar que no siempre escojas la mejor opción. Todo está calculado, nada se deja al azar en un supermercado y todo está dispuesto para que compres más, de la manera más impulsiva posible y los productos que más beneficio les den. En el otro extremo está el consumidor, que quiere los mejores productos al mejor precio. Conseguirlo depende de conocer y evitar las siguientes tácticas de los supermercados:

  • Los carritos no se tuercen para los lados por casualidad...

  • Los artículos de primera necesidad (pan, huevos, leche, azúcar...) suelen estar estratégicamente colocados, muy separados entre ellos, y rodeados de productos que probablemente no nos convienen.

  • La entrada al supermercado suele estar justo en el otro lado de la entrada al centro comercial para incitar a las compras. Dentro del supermercado todo está también pensado para alentar las compras, impidiendo o invitando a pasar por determinadas zonas

  • Cuidado con las cabecera de los lineales y los productos cercanos a las cajas, no son lo que parecen en muchas ocasiones. Igual ocurre con las góndolas: llaman mucho la atención y en ellos se suelen colocar los productos más rentables para el supermercado.

  • Cuidado con los lineales: Los productos que menos nos convienen suelen estar a la altura de nuestros ojos y al alcance fácil de la mano. Los productos más baratos suelen estar arriba o abajo en los lineales, de forma que nos cuesta más cogerlos.

  • El espacio entre lineales es el justo y necesario para que pasen 3 carritos, lo justo para que el paseo por el supermercado no sea agobiante, pero tengamos que pararnos de vez en cuando y podamos mirar los productos.

  • ¡Incluso el supermercado juega con la música para acelerar o ralentizar el ritmo de nuestras compras!

  • La iluminación, los colores, la presentación... ¡Nada se deja al azar!

  • El supermercado es un “Gran hermano” que constantemente estudia tu comportamiento, sobre todo ante productos que se han lanzado al mercado recientemente.

Conocer todas estas tácticas nos ayuda a evitarlas y comprar de una forma más inteligente.

Siempre hay que asegurarse de que los precios se han marcado correctamente, sobre todo en los supermercados en los que los productos suelen cambiar mucho de precio debido a las continuas ofertas. Según un estudio, el sencillo gesto de revisar el tique de compra puede suponer un ahorro de unos 10 euros al mes, puesto que puesto que en el 15% de los casos los tiques de compra contenían algún tipo de error. No solo los precios, también los cupones y descuentos pueden no escanearse correctamente, o puede que el producto que hayamos cogido no sea exactamente el que está en promoción. En cualquier caso no hay que ser tímido y hay que reclamar siempre que notemos algún fallo.

No son pocos los grandes almacenes en los que, si te sacas la tarjeta de turno, ofrecen descuentos, pagar en cómodos plazos sin intereses, etc. Todas estas tarjetas son muy recomendables siempre y cuando sean totalmente gratis. En algunos supermercados, como DIA y Carrefour, además nos permitirán conseguir descuentos directos en algunos productos o cupones de descuento para próximas compras. Los cupones hay que usarlos con cuidado y en general solo cuando incluyen artículos que compramos normalmente. Esas tarjetas a veces incluyen otros beneficios como descuentos en repostaje de gasolina (El Corte Ingles devuelve un 4% de lo repostado en Repsol y Carrefor, lo mismo pero en Cepsa) y otras ventajas que debemos aprovechar.

 

15 pequeñas acciones que te ayudarán a ahorrar en la compra

 

Estos pequeños consejos pueden ahorrarte mucho dinero la la cesta de la compra diaria.

 

Pincha en los consejos que te interesen para desplegar su contenido:

Ten siempre en mente los precios de los artículos que sueles comprar habitualmente y así detectarás rápidamente subidas indeseadas y podrás buscar alternativas. No es necesario anotar todos los precios, sino solo los de aquellos que más compras. Con nuestra compra, los consumidores tenemos un gran poder, es importante no comprar algo que ha subido demasiado de la noche a la mañana porque así estamos enviando el mensaje tanto al supermercado como al fabricante de que no toleramos ese nuevo precio.

Está demostrado que un estómago vacío es más propenso a comprar que uno lleno cuando vas a comprar comida. No es difícil que con hambre se acaben comprando bollos, patatas fritas u otros productos para consumir en el camino que no solo engordan la lista de la compra. Si vas a ir con niños, asegúrate de que no van con hambre...

Siempre que puedas, aprovecha las grandes ofertas, los 2x1 o 3x2 y similares para hacer acopio de comida no perecedera como pueden ser las latas de conserva, aceite, pasta, arroz...

El hecho de que veas en grandes letras “formato ahorro” o “Tamaño familiar” no significa necesariamente que sea un producto más barato. Siempre hay que mirar, y si el supermercado no lo especifica, intentar calcular, el precio por kilo de producto para asegurarnos de que es más barato.

Si entras a hacer una compra rápida porque solo necesitas un par de productos, llévalos en tus propias manos. Carecer de un contenedor para llevar la compra es la mejor garantía de que no cogeremos demasiada carga...

Es una regla muy importante. Si por cualquier motivo un producto te llama la atención y lo comienzas a manipular, es muy probable que ya estés perdido. Ten en cuenta que todo en el producto está pensado para llamar la atención.

No te cortes, usa tu móvil para examinar los precios de ese mismo producto en otros lugares, sobre todo si se trata de un gran desembolso.

Cuando vayas a coger un producto, revisa toda la remesa y coge el que más aguante. Así te durará más tiempo. Normalmente los reponedores ponen los que caducan primero más a mano...

Gran parte de los grandes almacenes españoles suelen editar catálogos de ofertas que son muy útiles para encontrar buenos precios. Aquí tienes los enlaces directos a las páginas de ofertas y promociones de los principales grandes almacenes españoles

Cuando se va en grupo es más fácil coger más cosas que las que realmente necesitamos. El caso más grave, según los estudios, es el del padre, que suele ser más permisivo con las demandas de compra de los más pequeños.

Son definitivamente más baratos. El verano es tiempo de albaricoque, cerezas, frambuesas, melocotones, nectarinas o sandía. ¡Aprovecha!

Mejor hacer un gran viaje y traer el carro lleno que ir muchas veces y comprar en menores cantidades para ahorrar. No solo evitamos la tentación de comprar demasiadas cosas sino que también estaremos ahorrando combustible y tiempo. Si puedes, ve a comprar andando o en bicicleta y descubrirás que la limitación de llevar peso es muy útil para comprar solo lo que realmente vamos a usar.

En muchos supermercados se puede acceder a un área en el que se puede comprar pasta, chucherías o cereales a granel. Es muy recomendable usarlos para comprar solo la cantidad que necesitamos, aunque hay que estar siempre atento a los precios...

Conocer tus derechos como consumidor es muchas veces garantía de ahorro. Recuerda que:

  • Puedes comprar libremente en toda la Unión Europea (UE) sin pagar aduanas ni otros impuestos

  • Si no funciona, o el producto no es como esperabas, tienes derecho a cambiarlo.

  • La adquisición de cualquier bien de consumo tiene 2 años de garantía en toda la UE. Recuerda siempre conservar los tiques de compra.

  • Comparar siempre es más rentable: Puedes exigir que te indiquen el precio por kilo o litro y también que el IVA figure en el mismo.

Calcula lo que has ahorrado y haz algo divertido con ello. Ahorrar, recolectar cupones, informarse lleva tiempo y puede resultar aburrido. Puedes compensarlo comprando la bicicleta que querías o la tableta de tus sueños. Lo importante es tener un objetivo y un buen incentivo.

 

Ranking de supermercados más caros y más baratos

 

Según un estudio de la Organización de Consumidores y Ususarios (OCU) revelado en septiembre de 2012, en el que se registraron 170.000 precios de casi 1.200 establecimientos de toda España, los supermercados más baratos para una cesta compuesta por productos de marcas líderes y productos frescos, los establecimientos más baratos son el economato Citroën de Vigo, el supermercado Dani de Granada, y el Carrefour de Córdoba. Los más caros de España son, siempre según la OCU, el supermercado Sánchez Romero de Madrid y los establecimientos de El Corte Inglés en Santa Cruz de Tenerife, Las Palmas de Gran Canaria y el de la calle Princesa de Madrid.

 

Supermercado barato

 

Por cadenas, Supermercados Dani es la cadena más barata en la Cesta Tipo, seguida de Familia, Sangüi, Bon Áren y Alcampo. Por el contrario, Sánchez Romero, Ercoreca y El Corte Inglés son las cadenas más caras a nivel nacional.

 

Si comparamos los productos más baratos de cada supermercado o gran almacén, que normalmente son las marcas blancas, los líderes son Alcampo, Lidl, Gadis Hiper y Carrefour, mientras que las más caras resultaron ser Sánchez Romero y Sorli Discau.

 

El estudio asegura que dependiendo del establecimiento y los productos que elijamos en nuestra compra diaria, podemos llegar a ahorrar más de 1000 euros.

 


SEGUROS: ¿Sabías que puedes ahorrar fácilmente hasta 500 euros?