acierto.com

La OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) ha hecho público su informe anual de las cadenas de supermercados más baratas en 2016. El estudio compara los establecimientos más conocidos para que los usuarios puedan comparar entre unos y otros para así ahorrar en sus habituales compras. La cesta de la compra de la OCU consta de 231 productos entre los que se incluyen alimentos frescos, productos envasados de alimentación, droguería común, etc.

 

 

De esta manera se consigue una cesta cuyo coste anual medio es de 4.850 euros. La OCU realiza el estudio en 63 localidades y 1.193 hiper y supermercados, además de analizar también los supermercados con venta online.

A partir de la recolección de estos datos, se elabora un sistema de índices donde el 100 es la cadena más barata y cada punto adicional indica el porcentaje de diferencia de precio que hay con respecto a dicha cadena.

Por ejemplo, un supermercado con un índice 106 es un 6% más caro que el más barato. El ranking lo encabeza la cadena granadina Dani, que está presente en Granada, Almería, Jaén y Málaga y cuyo coste medio anual de la cesta de la compra es de 4.200 €, seguida de cerca por Alcampo, con un coste de 4.235 € y Deza con 4.281 €. A Mercadona la encontramos en la séptima posición con un precio medio de 4.437 € y a Lidl justo detrás con un precio medio de 4.439 €

En cuanto a las subidas de precios, en el último año la cesta de la OCU ha subido un 0,7% respecto a 2015. Los productos frescos son los que más han subido, con un 6,3 %.

Pelea de precios entre las más grandes

De las cadenas con presencia en todo el territorio nacional, la más barata es Alcampo, seguida de Mercadona, Lidl, Carrefour y Maxidía. El resto de las cadenas más conocidas se sitúan en lo que la OCU llama “banda media de precios”. Esto es causa de que en los últimos meses hemos asistido a un fenómeno de concentración en el sector: Prácticamente la mitad del mercado español se reparte entre Mercadona, Día y Carrefour. Además, la presencia de cadenas con buen nivel de precios como Alcampo, Lidl o Mercadona hace que el resto tengan que ajustar precios para no perder clientes.

Las cadenas más caras

La cadena más cara vuelve a ser una vez más Sánchez Romero, donde llenar una cesta supone un coste de 7.000 €, 2.800 € más que en Supermercados Dani. Esto supone que, por el mismo dinero con el que llenamos la cesta un año en Sánchez Romero, en Dani lo haríamos durante 7 meses más y en Mercadona durante 6 meses adicionales. Es fundamental comparar bien los precios a la hora de hacer la compra, además de conocer bien todas las posibilidades de las que disponemos cercanas a nuestra vivienda. Quizá por movernos un kilómetro más allá o acá conseguiremos un ahorro tremendamente importante. Además existen numerosos consejos para gastar lo menos posible a la hora de hacer nuestra compra.

¿Hay alternativas? Compra directa

Pero no todo son supermercados y grandes superficies. En los últimos años se está poniendo de moda la llamada “compra directa”. Consiste en la venta del productor directamente al consumidor, sin intermediarios. Esto se puede hacer en tiendas o mercados específicos o por envío a distancia (además de, obviamente, en la propia explotación). De esta manera nos aseguramos de conocer el origen del producto, además de que establecemos una relación con el productor que puede llegar a ser de confianza.

Además, se reduce mucho la contaminación medioambiental durante el proceso, ya que se ahorran muchos gastos de transporte, así como de envasado y demás procesos intermedios. La calidad suele ser mejor, ya que los productos no pasan tanto tiempo en cámaras frigoríficas ni pasan mucho tiempo envasados, pues suelen ser productos estacionales que son enviados recién producidos.

Si estás interesado en comenzar a comprar de esta manera, te recomendamos que te pongas de acuerdo con algunos conocidos, ya que los productores no suelen vender pequeñas cantidades, así que si sois un grupo grande, no encontrareis problema a la hora de adquirir estos productos. Por ejemplo, si queréis buenos tomates recién cogidos de la huerta, ¡no lo dudes!, juntate con tus compañeros de oficina y comprar 10 o 20 kilos, que ya tendréis tiempo para repartirlos.