acierto.com

A la hora de pagar en cualquier tienda, restaurante etc. existen multitud de formas de hacerlo. Podemos hacerlo en efectivo, con tarjeta de crédito, con cheques… Sin embargo ¿Sabemos qué opción es la mejor y más rentable?

La respuesta suele variar en función de cada persona y sus criterios a la hora de valorar un método u otro. Sin embargo, por lo general, y a grandes rasgos, las tarjetas de crédito suelen ser para muchos una modalidad de pago con la que ahorrar es más sencillo y además más cómoda. 

Según el estudio el estudio “Los medios de pago, un paisaje en movimiento” elaborado por el Centro del Sector Financiero de PwC e IE Business School y publicado por EFE Empresas, los españoles abonamos un 84% de nuestros gastos con efectivo. ¿El motivo? Según la Agencia EFE este uso podría ser consecuencia de la existencia de mucha economía sumergida, y de que las operaciones con tarjeta de crédito están aún por debajo de la media europea. Sin embargo, ¿Supone realmente un ahorro pagar en efectivo?

En Acierto.com hemos analizado algunas de las ventajas y desventajas que tienen pagar tanto en efectivo como con tarjeta de crédito, con el fin de que puedas juzgar por ti mismo cuál es la opción que más te conviene. Algunas de las conclusiones que hemos sacado son las siguientes:

Pago en efectivo

Ventajas

Si vas a pagar en efectivo, por lo general no importa lo que compres. Es decir, tanto si compras una lata de refresco o un paquete de chicles únicamente, podrás pagarlo con el dinero que llevas encima.

No es necesario identificarse para poder pagar. Únicamente tendrás que abonar la cantidad correspondiente y fin. Por el contrario, cuando pagas con tarjeta de crédito, puede que te pidan el DNI junto a la tarjeta, o un pin secreto, o incluso las dos cosas.

Es una forma de controlarse ya que si sales con una cantidad de dinero limitada de casa, evitarás gastar realizar pagos excesivos e innecesarios.

Desventajas

Cuando únicamente sales con dinero en efectivo, es probable que no lleves la cantidad suficiente para hacerte cargo de algún imprevisto importante. Si por cualquier motivo debieras abonar un gasto muy elevado, lo más probable es que no lleves la cantidad suficiente para hacerlo.

Por ley, no es posible realizar compras en efectivo con un valor superior a los 2.500 euros.

Si por algún casual, sufrieras un robo o pérdida, lo más seguro es que no recuperes el dinero.

Si llevamos demasiado dinero encima, podemos gastar más de lo que pensábamos.

Pago con Tarjeta de Crédito

Ventajas de las tarjetas de crédito

En caso de sufrir un robo o perderla, se puede bloquear y mantener inaccesible nuestro dinero.

En caso de no tener dinero en el momento, podrás pagar a crédito con tu tarjeta. Más tarde, deberás devolver esa cantidad, ya sea en un momento concreto o a plazos, y lo más seguro es que con unos intereses.

Contar con una tarjeta de crédito suele ser más cómodo y suponerte más facilidades a la hora de realizar tus compras. Llevando solo la tarjeta encima (junto al DNI por si te lo pidiesen a la hora de pagar) podrás olvidarte de todas esas monedas y billetes.

Si tienes una tarjeta de crédito, por lo general, podrás obtener beneficios extra en tus compras. Muchas tarjetas te permiten obtener hasta un 3% de descuento a la hora de realizar algunas compras y llenar el depósito del coche.

Con una tarjeta de crédito podrás acceder en cualquier momento a consultar todos tus movimientos a través de tu móvil u ordenador.

Por lo general, lo más probable es que con tu tarjeta puedas realizar cualquier pago a través de la web. Si bien es cierto que debes tener en cuenta que en algunas ocasiones pueden pedirte un pin o clave de identificación que recibirás a través de tu teléfono.

Desventajas

Suelen tener, por lo general, algún coste extra. Y es que muchas veces el banco exige el pago de comisiones por mantenimiento de la cuenta o la tarjeta, por sacar dinero del cajero…

Si sales solo con efectivo, en el momento en que este se gaste no podrás gastar más. Sin embargo, con una tarjeta de crédito es fácil perder la cuenta de la cantidad gastada.

Cuando una tarjeta se usa de forma incorrecta puede llevarnos a gastar más dinero del que tenemos, y que deberemos devolver al banco con unos intereses generales que pueden ser bastante altos.

Al tener la posibilidad de gastar más dinero del que disponemos, puede que no logramos ahorrar de la misma manera que con dinero en efectivo.

Si necesitas ir al supermercado a comprar una barra de pan, una docena de huevos, o si quieres comprarte una revista el kiosco de la esquina, lo más seguro es que no puedas pagarla con tarjeta de crédito.

A nivel mundial 

A nivel mundial, el estudio señala que un  9,1% de los pagos que se realizan se llevan a cabo con tarjeta, un 4,6% a través de transferencias y un 1,2% son cheques. Frente a estos datos, el estudio revela que un 85% de los pagos se realizan en efectivo, aunque el porcentaje varía en función del país (en EEUU pagan en efectivo un 48%, en Europa el 66% y en Latinoamérica, por ejemplo, suponen el 91% de los pagos).

El móvil: protagonista en los medios de pago en el futuro

Aunque el pago con dinero en efectivo a nivel mundial ascieda hoy al 85% de las transacciones, el informe apunta a que el uso de efectivo y tarjetas tenderá a reducirse. Aunque no es posible aún determinar qué modalidades de pago serán sus sustitutas. Algunos de estas nuevas modalidades que se han implantado poco a poco pero con éxito son PayPal, M- Pesa (un sistema de pago a través del móvil) o Apple Pay. 

Así, Luis Maldonado, director del centro que ha elaborado el estudio, establece que "de cara al futuro, el dinero en efectivo y las tarjetas se utilizaran menos, y que el móvil será el protagonista en los medios de pago". 

<p>

SEGUROS: ¿Sabías que puedes ahorrar fácilmente hasta 500 euros?  
 
</p>