acierto.com

Esta semana estaba previsto que BBVA se uniera a Caixabank en la implementación del cobro de dos euros a los no clientes que usaran sus cajeros. Sin embargo, el anuncio por parte del ministerio de Economía la semana pasada indicando que sacará a audiencia pública en dos semanas una orden ministerial que impida la aplicación de una doble comisión en la retirada de dinero en efectivo ha hecho que la entidad presidida por Francisco González decida posponer la aplicación de la comisión hasta que el ministerio lance esa orden.

 

La “guerra de las comisiones” ha dibujado un campo de batalla en el que las entidades configuran toda suerte de alianzas entre sí y en el que los bancos buscan entrar en los distintos pactos que se producen. Tal es el caso de los banco on line como ING Direct y Evo Banco quienes estuvieron negociando para poder entrar en la alianza que han hecho entre sí Bankia, Banco Sabadell, Cecabank, las entidades integradas en la Red euro 6000, (entre las que se encuentran Kutxbank, Ibercaja, Unicaja, Liberbank, BMN, Abanca, Caja Duero España, Banco Castilla la Mancha y Caja Sur). Un pacto que a la banca on line le interesaba adherirse como agua de mayo ya que entre todas estas entidades suman casi 18.000 cajeros en toda España, pero al que no les han dejado entrar ya que ambas entidades cuentan con muy pocos cajeros en España (83 Evo Banco y 28 ING Direct) y para que a los otros bancos les interese integrar a otras entidades no deben superar un número máximo de clientes por cajero, limite que sobrepasan holgadamente estos bancos on line dados sus pocos cajeros en relación a toda la clientela que poseen.

Así las cosas, los bancos on line son a las claras las entidades más perjudicadas en la guerra de las comisiones. Si a principios de año, sus clientes podrían hacer uso gratuito de los 60.000 cajeros repartidos en toda España, de cumplirse los planes iniciales que tienen los bancos en mente podrían terminar el año estas entidades con menos de la tercera parte de los cajeros disponibles al principio. No son cifras esperanzadoras teniendo en cuenta que según un estudio de Fintonic, solo con la medida adoptada por Caixabank de cobrar dos euros de comisión a no clientes, los usuarios de ING Direct han pagado desde comienzos de este año 1,8 millones de euros en pagos de comisiones.

A día de hoy ING Direct el único acuerdo que ha logrado ha sido el que tiene con el Banco Popular de alquilarle sus cajeros lo que suma unos 2.600 al número de cajeros que sus clientes no se les cobrara la comisión de dos euros. Más allá de eso, el banco holandés se resiste a emular a Evo Banco o Banco Mediolanum quienes también persiguen configurar pactos similares a los de ING Direct con el Popular, pero que desde un primer momento salieron a la palestra señalando que asumirían ellos el coste que incurrieran sus clientes por la implantación de esta comisión.