acierto.com
La moda iniciada por Caixabank en abril de  este este año de cobrar dos euros a quienes no sean clientes de la entidad y deseen sacar dinero en efectivo usando alguno de sus cajeros se ha extendido hasta el BBVA. Así lo ha anunciado la entidad presidida por Francisco González, que siguiendo los pasos de Caixabank, cobrará dos euros de comisión a los no clientes que saquen efectivo de sus cajeros.

 

De extenderse aún más esta moda se produciría un cambio completo con el modelo que actualmente se sigue practicando por la mayoría de los bancos que consiste en que el banco emisor podría cobrar (o no y asumir directamente el banco ese pago) una comisión a sus clientes al mismo tiempo pagaba una comisión de 0,65 euros al banco que era el dueño de ese cajero. Sin embargo, con la implantación de este modelo, en ningún caso es el banco emisor el que se hace cargo de pagar al banco cuyo cajero se esté utilizando, la comisión de los dos euros se le cobra directamente al cliente.

 

Esta situación pone en un brete a entidades como ING Direct, Enovanca o Evo Bank. Aunque por un lado con el cambio se ahorran el pagar los 0,65 euros cada vez que uno de sus clientes saque efectivo de un cajero de otro banco que no sea cliente, por otro lado la implementación de estas medidas anula uno de los atractivos de sus tarjetas de crédito que era que sus tarjetas permiten retirar dinero en efectivo de cualquier cajero. Estas entidades tendrían ante sí el dilema de afrontar una posible fuga de clientes ante el menor atractivo de sus tarjetas o bien asumir el pago de esa comisión de dos euros, como venían haciendo hasta ahora con el pago de 0,65 euros, o una parte de esa cantidad. Evo Bank ya se ha pronunciado al respecto y ha señalado que devolverá los dos euros que les cobren a sus clientes por sacar dinero de un cajero perteneciente a otra entidad.

 

Una de las causas por las que BBVA se ha sumado a la medida que comenzó Caixabank es que a pesar de haber puesto esa comisión los ingresos de la entidad catalana por el usos de su cajeros no ha decrecido, el motivo es que aunque el número de personas que acudían a sus cajeros a retirar efectivo se ha reducido, en proporción, este descenso del número de clientes ha sido inferior proporcionalmente a la subida de la comisión. De esta forma, aunque acuden a sus cajeros menos usuarios al obtener un ingreso mayor por cada no cliente que acude, sus ingresos totales no se han visto afectados. Estos resultados no han pasado desapercibidos para el resto de entidades, con lo que no es descartable que además del BBVA otras entidades también implementen esa práctica, es más, Banco Sabadell ha señalado que está pensando aplicat también esta medida. No obstante, hay quien ha buscado desmarcarse, Bankia durante la presentación de resultados del segundo trimestre del año ha anunciado que no aplicará esa medida un hecho bastante destacable teniendo en cuenta que esta entidad dispone de una red de de aproximadamente 5.600 cajeros respartidos en toda España.

 

No obstante, las entidades no las tiene todas consigo. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), ya ha manifestado sus quejas por este tipo de prácticas y han señalado que emprenderán para tumbar esta medida. En su día la organización presentó una denuncia ante el Banco de España, cuando Caixabank inició esta medida, y ahora denunciaran también al BBVA llevando las medidas implementadas por ambas entidades ante la Comisión Europea. La organización argumenta que estas medidas podrían violar la normativa europea de pagos transfronterizos.