acierto.com
El revuelo causado por la decisión de varias entidades bancarias de cobrar dos euros de comisión aquellas a los no clientes del banco, que saquen dinero de sus cajeros lejos de apagarse, sigue aumentando. El penúltimo capítulo de la ya llamada “guerra de las comisiones” lo ha protagonizado el Banco de España y las organizaciones en defensa de los consumidores y usuarios.

 

En concreto, ha sido Adicae la más crítica con la entidad presidida por Luis María Linde. Todo ello porque Adicae considera cuanto menos tibia la respuesta recibida por parte del Banco de España a su petición de tomar medidas efectivas destinadas a evitar la imposición de esta comisión. En concreto, tal y como señala esta organización señala que el Banco de España indicó literalmente que “no procede la incoación de expediente sancionador en este momento”, palabras que Adicae interpreta como que el regulador bancario no tiene pensado aplicar medida alguna para frenar la imposición de esta comisión y que no se atreve a ir mas allá de emitir un comunicado, como hizo el 31 de julio.

 

La respuesta de Adicae no se queda en eso y en su comunicado no duda en señalar que “la respuesta del supervisor, más propia de una patronal de la banca que de un regulador serio, es la gota que colma el vaso de la permisividad y la inoperancia ante los abusos de los bancos: ni prohíbe, ni sanciona ni pide la devolución de las cantidades ya cargadas por CaixaBank, tal como viene reclamando Adicae”. De esta forma, lo más probable es que las organizaciones en defensa del consumidor centren sus esfuerzos en que sea la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC) quien trate de imponer unas medidas que disuadan a las entidades de finalmente implantar la comisión de dos euros a los no clientes.

 

Entre quienes pueden verse más afectados figuran los clientes de ING Direct, quienes aún permanecen en una especie de limbo ya que la entidad no ha señalado con rotundidad que respuesta va a dar ante la implementación del cobro de estas comisiones. Si va asumir el propio banco holandés el pago de dicha comisión, tal y como si ha señalado Evo Banco, o va a dejar que sus clientes paguen dicho pago convirtiendo en palabras vacías su eslogan “sin comisiones”.

 

En cualquier caso, la entidad naranja no tiene en estos momentos presión especial para tener que asumir dicho pago. Actualmente ING Direct, pese a haber empeorado las condiciones de los productos que oferta, en 2015 captó más clientes en España que en 2014. En concreto, 110.000 clientes en la primera mitad de 2015 frente a los 103.000 del mismo periodo del año anterior y en cuanto a dinero depositado, en el primer semestre de 2015 alcanzó los 26.900 millones de euros frente a los 24.400 del primer semestre de 2014.

 

Y todo ello en un periodo en el que la rentabilidad de sus depósitos las ha ido bajando progresivamente y en el que no han faltado entidades que han lanzado ofertas competitivas en tales productos susceptibles de haberles robado parte de su clientela. De tal forma que a tenor de estos datos, ING Direct si finalmente decide emular a otras entidades en asumir ella misma también el pago de esa comisión, no parece que sea por una presión derivada del deterioro de sus resultados.